Carta oberta al Tata Martino: “Tota la sort del món, Tata. Tota, Tata”

Ra Ta Ta Ta Ta Ta Ta!! Ja tenim aquí al nou entrenador.
Després de la desgràcia del Tito arriba en Tata. Et desitjo tota la sort del món Tata. Tota, Tata! Tota la que no va tenir el pobre Tito, Tata!

Però qui ets tu, Tata? LLegeixo que ets algu així com el descendent del gran Marcelo Bielsa. La seva versió light, més jove i fresca, menys problemàtica, menys passional. I això ja m’agrada, Tata.

Jo personalment no et coneixia de res. Sóc seguidor del Barça, del futbol en general. Però potser no prou fanàtic com per conèixer segons quins jugadors i entrenadors de l’altre punta del món.
I per això em pregunto, com suposo altres culés, què has fet per què et fitxem? Per què t’hem anat a buscar, Tata?
I em venen vàries respostes al cap que, juntes, segurament em donen les claus del teu fitxatge.

Tens bona reputació dins el món del futbol, guanyada a pols en tots els equips a qui has dirigit. La teva forma d’entendre el futbol s’adapta molt al model Barça. Però també és cert que teníem pressa en fitxar a un entrenador, molta pressa, massa pressa. I que estaves actualment sense equip, sense cap mena de clàusula ni aquestes coses. Ah! i que vens avalat pel millor jugador del món, un tal Leo Messi.

Amb això et vull dir que no et vindrem a rebre a l’aeroport ni res d’això. Bé, algú potser si que et vindrà a rebre. Però la frase no és res més que una metàfora del que t’espera aquí, Tata. Una afició, uns periodistes, un ‘entorno’ que analitzarà amb lupa els teus moviments des del minut zero. És a dir, des de que baixis a l’aeroport del Prat, on no et vindrem a rebre, fins que que estiguis al balcó de la Generalitat celebrant tots els títols que segur que guanyarem. Perquè confiem amb tu, Tata. Però també és cert que no perdonem res. Ja aniràs coneixent al malbarsalunisme.

Per acabar, et donaré uns quants consells en el teu idioma, amb les teves paraules. Perquè em sembla que el català encara no l’entens. Però estic segur que l’aprendràs i parlaràs molt abans que altres que porten moltíssims anys aquí. Com el teu director esportiu, per exemple. Un tal Zubi. Ja l’aniràs coneixent també.

Dir-te que conec una mica el teu país, la seva cultura, la seva gent. Vaig estar-hi ara farà un parell d’anys, a Buenos Aires i també a l’est, a les cascades d’Iguazú. Els últims anys les casualitats de la vida m’han permès conèixer compatriotes teus, que m’han ajudat a endinsar-me a un país que admiro. Pel seu sentit de l’humor però sobretot per la seva capacitat d’aixecar-se tantes vegades com faci falta. Sou uns lluitadors. I també uns vividors. I aquesta barreja és la que admiro. Com lluitar des de l’humor.

Bé, no m’entretenc més, Tata. Aquí van els meus consells. Els d’un culé que coneix una mica el Barça i el seu entorn. I que a més coneix una mica Argentina i la seva gent.

Molta sort Tata Martino

TE COMENTO UN POCO LO QUE TE VAS A ENCONTRAR, TATA

Che, Tata, ¡vos vení al Barcelona! ¿Vos estás preparado? Seguro que si. Felicidades, ‘benvingut a Catalunya, Tata’.

Che, ¿como andas, todo bien por la Argentina?
A veces me entero de notícias vuestras así un poco de rebote. Cristina está que se sale, los tiene a todos bien comprados. Dicen que cuándo uno tiene mayoría todo es más fácil. Eso aquí, por desgracia, también lo sabemos bien. ¡Menudos pelotudos!

Increíble vuestra inflación en los últimos años. Se está echando a la clase media del consumo. Bueno, no exactamente. Siempre queda el tirar de crédito. Aquí también lo sabemos muy bien eso. Ya sea por una cosa o por la otra, hemos vivido muchos años por encima de nuestras posibilidades. ¡Menudos boludos!

Aquí ahora se está hablando mucho de reinventarse y de emprender. Hay que reconocer que los argentinos nos lleváis muchos años de ventaja en eso. Dos palabras que están ya en vuestro vocabulario desde hace muchísimo tiempo.

Aquí a lo mejor no hay tanta inflación, pero si mucha corrupción. ¿Te suena? Me estoy dando cuenta que tampoco somos tan tan diferentes. Ya hace un tiempo que la gente sale a la calle. Pero nada que ver con Argentina, aquí todo el mundo es muy calmado. Aunque los policías (aquí se llaman ‘mossos’) no lo vean y muchas veces actúen como si se desatara una guerra mundial. Muchas veces son ellos, por méritos propios, los malos de la película. Los pendejos. Ojo con eso, Tata! El mínimo trato con los pibes esos.

El Camp Nou no es el estadio del Newell’s. Más grande, si. Más espectacular, quizás también. Pero las aficiones son como la noche y el día. Con lo bueno y con lo malo. A menudo comparamos el Camp Nou con el ‘teatre del Liceu’. ¿Te imaginas decir que el estadio de Boca es como vuestro Teatro Colón? Pues eso, que en el Camp Nou, muy pocas veces ‘tot el camp és un clam’. Ah! y muy típico lo de comer un pancho en los puestecitos, aprovechando la media parte. Pero en eso si que se nota la inflación.

Cada vez proliferan más sitios argentinos en Barcelona. Puestos de comida digo, donde cada vez es más habitual ir a hacer unas empanadas, con los amigos. Lo de las milanesas a la napolitana con papas fritas aún no es tan conocido. Pero todo llegará. Lo de importar buena comida nos interesa.

En estos puestos pero también en muchos otros bares te encontrarás con compatriotas tuyos. Ya sea cocinando empanadas, horneando porciones de pizza, sirviendo copas o ligando con un grupo de turistas nórdicas.

Con eso de ligar ‘poca broma’, que decimos aquí. No lo digo de joda. Hay que reconocer que los argentinos tenéis un aire que os da esa personalidad que gusta tanto a las minas. Y el acento claro. Por eso, a veces muchos catalanes no tienen una buena onda con ustedes. Y es que los boliches donde aquí se va de joda si que no son como el Liceu.

Siguiendo con el tema comida, que siempre interesa. La carne que puedes comer aquí es diferente, no tan sabrosa. Tendrás que cambiar el “vacío y la entraña” por “un bon entrecot poc fet”. I el chimichurri per ‘un raig d’oli d’oliva’. Más sano, todo hay que decirlo. Pero si no quieres renunciar a las salsas, prueba el ‘all i oli’. Aunque te aviso, se te va a repetir. Como algun periodista. Ai perdona, que estábamos hablando de comida.

Puedes empezar el día con ‘un bon pà amb tomàquet amb fuet’. Y terminar con un café, que tienes que estar bien despierto. En eso también nos ganáis, en el café digo. Sobretodo en los cada vez más bares chinos donde sirven algo parecido. Buena onda pero trucho.

Ah! y como decimos aquí, espero que llegues a conocer los turrones. Los de jijona y almendras son mis favoritos. A ver si puedes probarlos. Esto sería una buena señal. La señal de que no se hubiera ido todo al tacho.
‘Tota la sort del món Tata. Tota, Tata’.

Àlex Castells

Advertisements

Deixa un comentari

Filed under Parlant del Barça

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s